A los aumentos en alimentos se suman otros ítems que deben afrontar las familias para llegar a fin de mes. En algunos hogares se duplicó el costo de la luz y el agua. También suben el colectivo y los útiles.

De acuerdo con un relevamiento que realizó El Litoral a familias de los barrios  Pirayuí, Madariaga, Doctor Montaña, Lomas II y Cambá Cuá, en cada hogar de esta ciudad pagan por mes entre $800 y hasta $5.500 en impuestos de agua y luz eléctrica, los mismos subieron un 100% en algunas viviendas en comparación con el año pasado. A este gasto mensual por familia, sumamos otra necesidad básica que es el gas en garrafa, el cual en los SUM se puede conseguir a $185, mientras que si piden a una empresa cuesta $220 más el envío que sería $20, en negocios como kioscos el valor supera estos montos ya que no hay un control estricto en el precio. 
A estos gastos fijos y básicos para una vivienda, puede agregarse lo que cuesta tener cable o teléfono fijo y móvil. Estos son muy variados ya que dependen de los beneficios que pueda pedir el consumidor, el cable con internet puede valer $1.800 y telefonía desde $300.

 

Asimismo, una pareja con dos hijos de entre 6 y 8 años necesitó en diciembre pasado contar con ingresos de $6.644,40 para poder adquirir la canasta básica alimentaria; mientras que el costo total de la misma cerró el año en $16.677,44, según un informe que publicó en enero el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).
En diciembre del año 2016, una familia necesitó contar con $5.458,86 para obtener los alimentos básicos. Los que más subieron, de acuerdo con relevamientos que realizó este medio en notas anteriores, fueron los lácteos y carnes. Las frutas y verduras modifican su costo según la estación del año, algunas pueden subir su precio, pero luego bajan, por ejemplo, la manzana o el tomate. 
Otro gasto que va a incidir este mes, en el caso de que haya niños en edad escolar en el hogar, es la canasta escolar. Según un informe publicado el domingo pasado en El Litoral, el costo para empezar la escuela es de entre $700 y $2 mil, solo útiles, y si a esto agregamos otros como uniforme y zapatillas, podría llegar a $7 mil lo que pague un tutor. 
A esto se suma el valor del trasporte escolar que en Corrientes aumentará entre 15% y 20% este año, para enviar a los chicos en colectivito un padre deberá pagar por mes $1.600, de acuerdo con una nota que ayer publicó este matutino.  
Una línea de celular en promedio vale $600 y el fijo puede pagarse menos. Este valor es muy variado, depende del servicio que elija el cliente.    
Un trabajador correntino esta semana podría comenzar a pagar el boleto del colectivo $9,50. Con este monto, Corrientes se ubica entre los distritos con el boleto más caro de la región. Los estudiantes podrán viajar gratis desde los días lunes a sábados hasta las 14, como en años anteriores.
Estos son los gastos básicos en una familia, pueden completarse con otros costos, por ejemplo, vestimenta o actividades extracurriculares. En el caso de estas últimas, los talleres o clases de idioma superan los $1.400 en esta ciudad.
 
Servicios
“Estoy pagando por mes, en promedio, la luz $450 al igual que el agua, es decir, alrededor de mil pesos. Esto es porque tengo la tarjeta verde que me descuenta el precio de la luz eléctrica ya que cobro muy poco y mi marido es jubilado, algunas vecinas que no tienen esta tarjeta pagan unos $1.200”, dijo a este diario Elena, una vecina del barrio Pirayuí.
En el Doctor Montaña, una familia tipo (dos adultos y dos niños) abonaron este mes $435 luz y agua $462. El año pasado, en esta misma casa, pagaron $269 la boleta de electricidad, es decir, que casi doblegó su costo. En el caso del agua, en el año 2016 el precio era de $145, en 2017 subió a $396, todos los mismos períodos con un año de diferencia. 
En el barrio Madariaga y Lomas II los costos son similares al anterior. “De luz, veníamos pagando $500 hace unos cuantos bimestres y ahora pagamos $1.778 por mes, si bien subió la tarifa también consumimos más por el uso de los aires acondicionados. El agua pagamos lo mismo que el mes anterior, alrededor de $450”, comentó a este medio gráfico Analía del Madariaga, quien vive junto con dos sobrinos.
En el barrio que se ubica entre el 17 de Agosto y Pirayuí, una mujer que vive con su hijo y trabaja doble jornada (no consumen mucha agua ni luz), pagó este mes $495,27 de electricidad y un año atrás $295,98. 
Por otro lado, las boletas de agua no modificaron mucho su costo, ya que el año pasado abonó $262 y este mes, $295.

 

Por otra parte, el monto de estos servicios hasta se triplica en el Cambá Cuá, considerada zona residencial. En una casa de dos pisos donde habitan 5 personas, todas las habitaciones con aire acondicionado, pagaron una boleta de $3.430 de luz eléctrica y $948 de agua, no tienen pileta.
“Cuando fui a pagar y pregunté por qué venía ese monto, me explicaron había doblegado el consumo y que además hubo un aumento del 30%”, dijo el propietario de una casa ubicada por calle Rivadavia.     
Otro vecino del mismo barrio contó: “Pagamos este mes $746 de luz y $608 de agua. El año pasado, $381 de luz y $426 de agua. En nuestro caso recibimos un subsidio porque el dueño de la casa trabajó para la Dirección Provincial de Energía. Sabemos que nuestros vecinos están pagando alrededor de $4 mil la luz”.  
A estos servicios básicos, se suma el gas, en la ciudad de Corrientes aún no se cuenta con el servicio de gas natural. Un tubo de 10 kilos vale en los SUM barriales $185, si la persona pide que se lo manden a su hogar cuesta $240 ($20 el envío). Este puede durar entre un mes y tres meses, todo depende de la utilidad que le da cada familia, ya que en los últimos años en muchos hogares optan por cocinar en hornos eléctricos. 
Teniendo en cuenta la información que pudo obtener este medio, en abril habría un nuevo ajuste en los servicios dentro de la provincia. 

Escolaridad
De acuerdo a un relevamiento que realizó El Litoral, publicado hace una semana atrás, este año enviar a un niño a una escuela pública puede costar más de $2.200. En dicha suma se contempla el gasto en útiles escolares (cuya canasta con mochila incluida alcanza los mil pesos), un uniforme básico que ronda los mil pesos (incluyendo zapatos o zapatillas económicas), más el pago de la cooperadora e inscripción, que en las escuelas públicas no supera los $200 y es optativo.
Por otra parte, en el caso de quienes eligen la educación privada, en promedio puede superar los $7 mil, contemplando: uniforme (que sin zapatos cuesta entre $1.000 y $1.500), los zapatos que suman mil pesos más, los útiles escolares (con una canasta promedio que alcanza los mil pesos), las zapatillas (que pueden conseguirse entre los $600 a más dos mil pesos), más la cuota mensual del colegio que en diciembre subió un 20% (cuyo gasto promedio es superior a los mil pesos), y el transporte escolar que este año estiman que costará unos mil pesos (aunque siempre depende del recorrido).

Canasta alimentaria 
El costo de la canasta básica alimentaria (CBA), que mide el nivel de ingresos que necesita una familia tipo para no caer en la indigencia, aumentó durante el año pasado 21,7%, mientras que la canasta básica total (CBT), que marca el umbral de la pobreza, subió 26,8% entre enero y diciembre pasados, informó hace tres semanas atrás el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).
Así, una pareja con dos hijos de entre 6 y 8 años necesitó en diciembre contar con ingresos por $6.644,40 para poder adquirir la canasta básica alimentaria; mientras que el costo de la canasta básica total cerró el año en $16.677,44. El peso de las tarifas de los servicios resultó decisivo a la hora de marcar la diferencia entre ambas canastas, ya que en diciembre, cuando se aplicaron subas a las tarifas de luz y gas, la CBT aumentó 4,1% en relación con noviembre, mientras que la CBA avanzó 1,2% debido a que no mide la evolución de servicios regulados.

Fuente:www.ellitoral.com.ar

Compartir

Comentarios