Desde las 8 de ayer hasta pasadas las 11 se registraron fuertes lluvias que volvieron a afectar a miles de correntinos.

Luego de las intensas precipitaciones que se registraron durante el fin de semana pasado y en los últimos días, en el que cayeron más 200 milímetros, ayer se volvieron a producir anegamientos en diversas zonas de la ciudad, tanto céntricas como en los barrios periféricos. Las precipitaciones de ayer anegaron calles de la capital correntina. El agua caía a las 9 fue de 54.6 mm y para el mediodía había ascendido a 67.8 mm. De acuerdo con el director de Defensa Civil de la Provincia, Eulogio Márquez, en esta Capital, y tras las precipitaciones de ayer “ya superamos los 300 mm acumulados desde el sábado. Hoy -por ayer- desde las 7 hasta las 10 llovió 60 mm en el centro, y 45 en las afueras”. Estos datos fueron obtenidos de los pluviómetros ubicados en el Ministerio de Seguridad de la Provincia, en Cambá Punta y en el barrio Esperanza. El funcionario agregó que “hasta ahora no hay evacuados en Capital”, ya que generalmente cuando es por lluvia el agua no queda mucho tiempo, entonces “lo que se hace es asistir, ayudamos a que se vaya el agua, y que la gente permanezca en su hogar en la medida de lo posible” De todas formas, NORTE de Corrientes recorrió los barrios San Antonio Este, Doctor Montaña, Pirayuí, La Olla y Ponce donde las calles estuvieron completamente cubiertas de agua y los vecinos manifestaron su malestar porque volvió a ingresar a las viviendas. En el barrio La Olla las familias afectadas dejaron en claro que los funcionarios municipales no se acercaron al barrio para asistir a los damnificados y que no recibieron ningún tipo de asistencia oficial. La indignación de los correntinos, tanto del centro como de los barrios es la misma que la del fin de semana y tiene que ver con que el agua se acumula debido a que los desagües están tapados, o que por motivos inexplicables para ellos, no drena con la suficiente rapidez como para que no los afecte. La preocupación en la zona céntrica estaba dada porque el agua no escurría rápidamente ayer, y volvía a existir el temor de que ingrese nuevamente en los comercios. De hecho en la jornada de ayer, fueron varios los locales que tampoco abrieron sus puertas durante la mañana.s

  Fuente:www.nortecorrientes.com

Compartir

Comentarios