Hay indignación por la ausencia de funcionarios municipales. Tampoco sabían que deben dirigirse a los centros comunitarios a pedir ayuda.

Desde el sábado a la tarde los funcionarios de la Municipalidad capitalina informan que se brinda asistencia permanentemente a unas 600 familias que se vieron afectadas por las inundaciones registradas entre el sábado y ayer. El agua no corre porque los desagües están tapados y en otros casos hacen falta zanjones y desagües para que pueda escurrir. Si bien el sábado habían informado desde el Municipio que unas 100 familias estuvieron evacuadas en el Centro Integral Comunitario (CIC) del barrio San Antonio Este, los vecinos manifestaron a este medio que en realidad la Comuna sólo llevó alimentos en bandejas y unos pocos colchones por si necesitaban entregar a las familias. Explican que sólo a algunos les avisaron que en el Centro comunitario les entregarían alimentos si empeoraba la situación y las familias se fueron con las manos vacías. Es así que algunas familias decidieron autoevacuarse en casa de familiares y amigos porque el agua les llegó a sus hogares y aseguran que la Municipalidad sólo habilitó el CIC para asistir a las familias. Las mismas no quisieron abandonar sus casas ante el temor de que les roben, por lo que la asistencia se centró en estos lugares en los diversos barrios afectados, pero los funcionarios no recorrieron las zonas afectadas donde el agua les llegaba a las rodillas. Los vecinos aseguraron que les dijeron que si necesitaban ayuda debían dirigirse al CIC, ya que la asistencia se centró en los lugares secos y no se recorrieron las calles más afectadas de los barrios donde se encontraban los vecinos. s

  Fuente:www.nortecorrientes.com

Compartir

Comentarios