Luego de más de 12 horas de sesión el Gobierno Nacional encontró 127 voluntades para realizar cambios en el sistema jubilatorio. Así logrará un ahorro estimado en 100 mil millones de pesos.

Con 127 votos a favor y 117 en contra el Gobierno Nacional logró que sea ley la Reforma Previsional. Ayer hubieron marchas e incidentes en la zona del Congreso y cacerolazos en numerosas partes del país.

La sesión especial duró casi 18 horas; se había iniciado, con quorum de 130 diputados, exactamente a las 14:12. 

Con la propuesta acercada por el Gobierno de Mauricio Macri, de ahora en más los jubilados, pensionados, beneficiarios de Asignación Universal por Hijo y ex combatientes de Malvinas recibirán menos aumentos. Es así porque se elimina la fórmula de la Movilidad Jubilatoria para ofrecer una nueva.

Con la iniciativa aprobada la Nación espera ahorrar 100 mil millones de pesos que estaba planificado que lleguen a los jubilados. Durante 2018 entregarán 4 mil millones en bonos para compensar parte de las pérdidas.

La diputada Mirta Tundis, del bloque Federal Unidos por una Nueva Argentina, lo calificó como “un ajuste, un recorte”. “Con la fórmula vigente estaríamos hablando de un 14,5% de aumento, y con la fórmula que nos proponen, mucho menos. Es indignante que este gobierno discrimine a los jubilados”, denunció la diputada Tundis.

La diputada Luana Volnovich, del Frente para la Victoria, también criticó el proyecto enviado por el Ejecutivo: “Estamos decidiendo si le vamos a sacar plata a los jubilados; es una sentencia de muerte para ellos”. Volnovich lo calificó de “inconstitucional” y adelantó que el bloque “va a rechazar profundamente el proyecto”.

En tanto, el diputado Martin Lousteau, de Evolución Radical, se sumó a las críticas de la oposición y rechazó la discusión en lo que consideró un “trámite exprés”: “Les debemos a nuestros ciudadanos una discusión seria, exactamente lo contrario a lo que estamos haciendo”.

“No vamos a acompañar este proyecto, no estamos de acuerdo”, adelantó Lousteau, quien calificó a la iniciativa como “un cambio en la fórmula de actualización que afecta a los más vulnerables”. 

Luciano Laspina, presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, opinó que se trata de “una fórmula que aplican los países más desarrollados del mundo de ajuste por inflación”. 

“La fórmula que proponemos, al ser trimestral, protege a los jubilados y les da certidumbre, y al sistema previsional una garantía de largo plazo”, añadió el legislador de Unión PRO.

Para el Peronismo para la Victoria, en representación del diputado Leonardo Grosso, la nueva actualización se trata de un “saqueo a los jubilados”. Además, Grosso criticó que “el gobierno nunca convocó a los sindicatos, ni a los jubilados, ni a los movimientos sociales” para discutir la letra del proyecto de ley.

CIERRE DE BLOQUES
A la hora de los cierres de las bancadas, la titular del bloque Federal Unidos por una Nueva Argentina, Graciela Camaño, dijo que la reforma previsional “no es un tema de coyuntura financiera, es algo mucho más trascendente”. “Resolvemos la caja con la vida de la gente, con su futuro”, afirmó. Y afirmó que la nueva fórmula “no sirve” en años de baja inflación.

En nombre del bloque Justicialista cerró el diputado Néstor David. Reconoció que “tenemos un problema fiscal grande” y recordó que la reforma “forma parte de un compromiso de todas las jurisdicciones”, en alusión al Pacto Fiscal. David adelantó que el bloque votaría dividido.

Desde el Frente para la Victoria, Agustín Rossi pidió un minuto de silencio en conmemoración de las víctimas del 19 y 20 de diciembre de 2001. “Estamos aplicando las sugerencias que dejó el Fondo Monetario Internacional para el sistema previsional argentino”, denunció.

“Buscaron un índice que perjudica a los jubilados; nosotros venimos a decirle no a ese nuevo índice”, manifestó, antes de agregar que “le venimos a decir al gobierno que se está equivocando”.

El diputado Mario Negri, titular del interbloque Cambiemos, sólo hizo un comentario y llamó a votar el proyecto: “La oposición responsable no reparte fósforos donde se anda con nafta”.

LA DISCUSIÓN PREVIA

El proyecto de reforma previsional fue impulsado por el Poder Ejecutivo y obtuvo aprobación en el Senado con respaldo opositor. Contempla una modificación de la fórmula que se aplica para la actualización de las jubilaciones y establece plazos trimestrales, en lugar de semestrales, para actualizar los haberes. 

La iniciativa establece una fórmula de movilidad compuesta en un 70% por la inflación y un 30 % por el aumento de los salarios. Según explicó ante los diputados el ministro de Trabajo y Previsión Social, Jorge Triaca, para 2018 se estima una movilidad real a favor del beneficiario de más del 5%.

Fuente: Prensa Cámara de Diputados de la Nación.

Compartir

Comentarios