Se habilitó el tránsito por los Bailey, de modo reducido. Ahora Vialidad Nacional demorará 2 meses en reforzar otra estructura a sólo 500 metros.

Tras cinco meses de anuncios y reprogramaciones, pasado el mediodía de ayer se habilitó el desvío compuesto por tres puentes Bailey sobre el arroyo Guazú, entre Esquina y Goya.

Con el paliativo terminado, y a la espera de la obra definitiva dentro de un año, la Dirección Nacional de Vialidad (DNV) virará ahora su atención a otra estructura sobre la Ruta Nacional Nº 12.   NUEVA OBRA   Se trata de un puente de hormigón a 500 metros del caído en el Guazú, situado directamente sobre el río Corriente, y que también cuenta con problemas. "Es un puente similar al que colapsó, más largo y que ya tuvo un problema en el 98", admitió la gerente de la Regional NEA, Ingrid Jetter el 19 de noviembre a EL LIBERTADOR.  En ese entonces, explicó que "se realizaron reparaciones rápidas, pero la obra quedó pendiente", y ahora se trabajará "en la protección de los pilares, por si hay crecidas". Dicha obra demorará dos meses, por lo que debería estar lista entre enero y febrero, y no perjudicará el tránsito de la zona, ya que "los trabajos se van a realizar bajo agua". Descartó de manera tajante la posibilidad de un nuevo colapso hasta que se finalicen las tareas. "No hay ningún peligro inminente", aseveró la funcionaria. La situación ya había sido alertada en forma exclusiva a este matutino, tanto por el intendente saliente de Goya, Gerardo Bassi; como por el ingeniero civil, Rodolfo Paladini.
 
ALIVIO   Sobre el Guazú, en la zona conocida como Paso Santa Rosa, se construyó un desvío de tránsito provisorio que tiene una longitud de 500 metros de largo.  Tiene un solo sentido de circulación y está instalado, aguas abajo, corriendo en paralelo a la estructura colapsada.  Está conformado por dos terraplenes, un pedraplén, tres puentes Bailey contiguos de 36,60 metros cada uno y pilas de hormigón como soporte. El paso de vehículos es alternado por sentido de circulación.  Además se realizaron tareas de mantenimiento en los caminos auxiliares, que comunican con los muelles.  Personal del distrito Entre Ríos colocó la señalización vertical correspondiente al desvío lado Sur Esquina, y el de Corrientes las colocó del lado Norte Goya. Vialidad Nacional recomienda transitar con máxima precaución en la zona de obra, respetando las velocidades máximas establecidas, la distancia de frenado y las indicaciones de la Policía de Corrientes.

Viaductos con más de 50 años El 28 de mayo pasado, tras la caída semanas atrás del primero de varias estructuras antiguas sobre la traza de la Ruta Nacional Nº 12 (en ese caso, el viaducto sobre el arroyo Iribú Cuá, entre los parajes Scorza Cué y Tuyutí, departamento Itatí), el entonces intendente itaibateño, Secundino Portela emitió fuertes declaraciones a EL LIBERTADOR. "Ese y otros puentes son demasiado viejos, tienen más de 50 años y había que cambiarlos hace 10", espetó a este matutino. Criticó las "supuestas" reparaciones de Vialidad Nacional, ya que consideraba que "la única solución es reemplazarlos por completo". Es que "nadie nunca busca soluciones de fondo", mientras "suben los costos de transporte y de producción. A nadie le importa". En agosto, la desidia oficial no sólo condujo a la caída del puente entre Esquina y Goya, que era alertada hace años por jefes comunales como el esquinense Humberto Bianchi, sino que lamentablemente se cobró la vida del misionero Rogelio Schweig, ahogado en las aguas del Guazú tras caer con su mujer por la aparente falta de señalización.   Fuente:www.diarioellibertador.com.ar

Compartir

Comentarios