La tarifa sufrirá dos aumentos: el primero rige desde el viernes, mien­tras que el segundo llegará en febre­ro. Se espera el impacto local.

El cierre de 2017 no vie­ne con buenas noticias, ya que este último mes del año llegó con incrementos en el precio de los combustibles y del gas que ya se aplican, y se espera un anuncio en la tarifa de luz, como conse­cuencia de la actualización en los valores de la energía a nivel mayorista autori­zado por el Ministerio de Energía de la Nación, que conduce Juan José Arangu­ren.

La actualización tarifa­ria del servicio eléctrico ya es cosa juzgada, y solo fal­ta definir el número fino del impacto concreto en la provincia. Se sabe que el Gobierno nacional avaló un aumento de 36% en el pre­cio mayorista de la energía, por lo que resta establecer cómo se trasladará ese por­centaje a los usuarios clien­tes de la Dirección de Ener­gía de la Provincia (Dpec).

Si bien la cifra es incier­ta, las mismas estarían al­rededor del 19 por ciento promedio en la provincia durante el verano.

Para los comercios, los incrementos serán más altos en ambos casos: los porcentajes dependerán del consumo, pero en todos superarán el 50 por ciento porque a partir de 2018 tendrán que afrontar la tarifa plena, dado que se acaban los subsidios para este sector.

Así lo determinó el Mi­nisterio de Energía y Mi­nería de la Nación, que busca llegar a octubre de 2019, dos meses antes del final del mandato del presidente Mauricio Ma­cri, sin pagar subsidios a estos servicios públicos.

El impacto del incre­mento en el servicio será menor que el que regis­trará la zona metropolita­na de Buenos Aires, donde las subas alcanzarán en promedio el 43 por cien­to para la electricidad. Esa diferencia responde a que los porteños y bonaerenses han sido ampliamente be­neficiados por los subsidios estatales en los últimos 10 años, en comparación con los correntinos y usuarios de otras provincias, que venían afrontando el ajuste por inflación.

Las otras dos variables importantes, que son el Va­lor Agregado de Distribu­ción (VAD) y los impuestos se mantienen estables, lo que permite atenuar el im­pacto del aumento de los precios mayoristas.

EL IMPACTO EN

LA INFLACIÓN

El ministro de Energía, Juan José Aranguren, cal­culó que la suba de tarifas tendrá un impacto en la inflación por única vez de entre 1,2 y 1,3 por ciento en los precios regulados.

Respecto del impacto en los ingresos, el ministro sostuvo: “Estimamos que entre seis y siete por ciento del ingreso de los hogares está destinado a pagar las cuentas de gas y de electri­cidad”.

Agregó que ese porcen­taje varía según la parte de la pirámide que se está mi­rando.

Desde Energía indicaron que los usuarios que logren una reducción en su consu­mo de 20% o más, respec­to del mismo período del 2015, obtienen un descuen­to del 10% sobre el precio estacional.

Algo parecido se podría implementar en la provin­cia de Corrientes. s

CORRIENTES AFRONTARÁ UN DOBLE INCREMENTO EN LA TARIFA DE ENERGÍA EN EL INICIO DEL 2018.

Los aumentos se­rán en diciembre y febrero -meses- de más consumo por el calor.

A esta suba se suman las que ya se registraron en otros servicios a lo largo del año.

Fuente:www.nortecorrientes.com

Compartir

Comentarios