Lo afirmó la Presidente de la Amac, sin dejar de advertir problemas actuales para el rendimiento del rubro. El mal clima y los cortes de luz restan horas productivas a las firmas, a diferencia de la situación al Sur.

El sector maderero se está recuperando lentamente en el Norte provincial, luego de que en 2016 sus ventas se redujeran hasta 50 por ciento, aunque sigue contando con problemas periódicos.

La actividad se ralentiza por los factores climático y energético, como admitió la presidente de la Asociación de Madereros y Afines de Corrientes (Amac), Mercedes Omeñuka a EL LIBERTADOR.   PANORAMA ANUAL   "Se está notando una recuperación de las ventas, una lenta mejoría, aún no sé si ya se recuperó todo el porcentaje (entre 40 y 50) que cayó en 2016, pero hay una lenta mejoría", dijo. No obstante, advirtió que "se está trabajando muy mal con las lluvias, porque hay muy pocos días laborales y hay muchos pedidos que no se pueden cumplir". El otro gran problema es el energético. "Sólo en lo que va del año ya hubo 250 horas de corte en total, sin contar las pérdidas en octubre", lamentó. Explicó que las pequeñas firmas madereras del Norte como Gobernador Virasoro y Santo Tomé no pueden competir con las condiciones de las del Sur. "Acá la energía depende de la Cooperativa de Servicios Públicos de Virasoro y no hay solución. En cambio en el Sur, se encarga la Dpec (Dirección Provincial de Energía de Corrientes)", diferenció. Recordó que en diciembre del año pasado, el gobernador, Ricardo Colombi "había firmado un decreto donde no se le renovaba la concesión a la cooperativa, pero seguimos esperamos el traspaso a la Dpec". Es que "la semana pasada, por ejemplo, hubo cinco horas de corte, y luego vino la tormenta, por lo que no se trabajó por dos días enteros".    Fuente:www.diarioellibertador.com.ar

Compartir

Comentarios