El contacto con la gente, el charlar con ellos, el recorrer las casas, es una sensación muy buena, mejor de lo que esperaba en realidad. Una sensación de que realmente la gente está confiando en este equipo, en esta fórmula, que quiere realmente un cambio, que se siente muy contenta al escuchar nuestras propuestas y saber que vamos a apostar a que la distribución de los recursos sean equitativos. Creo que las personas están esperando ese cambio y esa forma de hacer política.

Compartir

Comentarios