La histórica apoderada radical charló con Vamos Compañeros y explicó las razones que la llevaron a "cruzar el Rubicón". La dirigente radical no tuvo reparos en criticar el unilateralismo ricardista y la falta de mirada a futuro de sus correligionarios, característica que sí encontró en Camau.

Silvia Casarrubia habló de todo en el programa Vamos Compañeros que conduce Gustavo Adolfo Ojeda por LT7 Radio Corrientes. Sin titubeos, la ex apoderada accedió a la invitación de la productora del programa Laura Ferrigno con ánimos de contar su verdad, de por qué su actividad política la tiene hoy del lado de Camau Espínola. 

La dirigente radical dejó en claro que continúa como Convencional nacional del partido de Alem e Yrigoyen y que mantiene su afiliación. "Jamás voy a renegar del radicalismo, porque es lo que me motivó en política, sus valores y principios", expresó.  De esta manera, aprovechó para remarcar que la Unión Cívica Radical "representa horizontalidad, participación, democracia, defensa de la República". Sin embargo, indicó que no se ha encontrado con ello en Corrientes. "Así que bueno, estoy acá pateando un poco el tablero que no suele ser fácil también para mí, en cuanto a las situaciones extremas la ameritan. Pero también creo que en Corrientes se amerita que varios pateen el tablero", opinó. Para Casarrubia, su alejamiento de las filas radicales no tiene relación con una maniobra poco inteligente. Crítica que sintió desde las redes sociales. "¿A qué relacionan inteligencia? ¿A obediencia, a no revelarte, a no cuestionar, a no tener autocrítica? Me parece una falta de respeto a lo que es una inteligencia básica decir semejante frase, pero bueno supongo que están enojados", contestó. La ex apoderada de ECO reconoció que su decisión significó "un giro de 180 grados. Eso es realmente patear el tablero", dijo. No se sonrojó a la hora de recordar sus opiniones contrarias a Camau en 2013. En vez de asumir ello como una contradicción, lo aceptó como un cambio de mirada, como una aceptación a una de las cualidades de la política. "Es muy dinámica", expresó. Y añadió: "Hechos o acontecimientos políticos como institucionales de toda índole hicieron que repensara un poco".  Así ejemplificó con lo ocurrido en la elección a dedo del candidato de ECO para competir por la Gobernación. Destacó a "Peteco" Vischi y aseguró que "era el candidato con más apoyo popular, me lo decía toda la militancia del Interior". Sin embargo, la definición de Colombi hacia Gustavo Valdés "demostró una vez más que la voz de los militantes hace mucho tiempo no se escucha y se decide todo en forma verticalista y en realidad lo deciden todo una o dos personas", cuestionó. Dejó en claro que si continuaba en las filas radicales sería incoherente con sus convicciones. "No acepto esa forma de ejercicio autoritario del poder. A mí no me gusta que me impongan decisiones que me diga 'este es el candidato y lo tenés que votar'. Me parece una falta de respeto a la inteligencia de la libertad y a la posibilidad de participación que tenemos los militantes de un partido", manifestó. En este contexto, tuvo la oportunidad de conocer a Camau Espínola, el candidato a Gobernador del PJ. "Ahí conversamos sobre nuestra visión de Provincia. Hablamos de la necesidad de mucha gestión, de incansable gestión de combatir la corrupción, el narcotráfico y coincidimos", destacó.
  #DecisiónFinal "A veces al Rubicón es necesario cruzarlo, no amenazar con que lo vas a cruzar y quedarte en la orilla esperando a ver qué te ofrecen, o dando marcha atrás porque te amenazan con carpetazos. Creo que es necesario pensar una provincia distinta en serio. Una renovación de ideas y de gestión. Una provincia con desarrollo. Progreso. Fuentes de trabajo genuinas. Industrias. Política de viviendas. Obra pública. Infraestructura. Lucha real contra el narcotráfico. Lucha contra la corrupción, etcétera. Nada de esto veo hace 16 años. Me facilitó decidir dejar atrás la conducta culposa de un radicalismo principista, cuando el mismo partido decidió descartarse a sí mismo obligándose a estar abstractamente en una alianza sin postular candidatos de ninguna categoría como ya ocurrió en octubre de 2015. La UCR en funcionamiento, con posibilidad de renovación y permitiendo la participación de sus afiliados en la toma de decisiones a lo mejor es lo único que me hubiera detenido, siempre que hubiera habido renovación. Es imposible que yo sea corrupta, vaya donde vaya, y tal vez pueda hacer algo constructivo en otro espacio. Hace una semana, en una excelente charla con Carlos Mauricio Espínola (Camau) tuve la impresión de que era la persona correcta para encarar ese Cambio. Lo vi inteligente, educado, humilde, con una visión clara de lo que quiere para Corrientes, decidido, sin encorsetarse en una ideología o partido, con idea de convocar a todos los sectores para sacar a Corrientes adelante. Garantizando que no es necesaria la sintonía para gestionar. Además, si centramos en ese requisito la posibilidad de que nos vaya bien, hemos fracasado. Así ocurrió en los últimos 16 años.  Muchas veces, aun con sintonía, decidieron dejarla de lado pensando en las miserias partidarias del pago chico y olvidándose de la gente que los votó (violenta desintonización con Arturo porque dejó de obedecer).  La democracia exige respeto, institucionalidad, coherencia, capacidad, idoneidad. En ningún manual de derecho político encontrarán como requisito la sintonía. Y es así que: considerando la realidad actual de Corrientes como provincia. La falta de gestión. La pueril excusa de culpar 12 años al kirchnerismo con el cual muchas veces se sintonizó. La falta de independencia de poderes. El agotamiento de ver siempre a los mismos haciendo nada o sólo esperando órdenes. La falta de capacidad de delegar. El irrespeto a la Constitución en muchos institutos. Los intentos mesiánicos de mantenerse en el poder. La designación a dedo de un candidato a gusto y piacere del designante ignorando a todo un partido y demás socios de la alianza gobernante. La falta de reacción de los integrantes de ese partido y/o alianza, entre otras cosas han influido en una decisión muy personal que debía analizar. Así que, con el apoyo de familia y amigos que me conocen, decidí incorporarme al equipo de Camau Espínola en miras de luchar por una provincia mejor y distinta a lo que he visto en estos últimos años.  Agradecida por tal invitación a formar parte y hago extensiva esta invitación a quienes quieran sumarse a esta transformación de la provincia de Corrientes. Espero poder ser útil al equipo y a todos los correntinos que breguen por una provincia pujante. Gracias.  Esta es una notificación formal en la forma que tengo de llegar mayoritariamente a todos".
En primera persona
"Me llamó la atención Camau, cuando en un programa televisivo le preguntaron si era kirchnerista o peronista. Dijo: 'Soy correntino y le doy mi palabra'. Ahí dije, es la mejor respuesta que puede dar a los correntinos porque es inclusiva de todos".

"Corrientes necesita una persona con el criterio de Camau. Porque los otros nos están diciendo que necesitamos una sintonía con Nación, nos están tratando de estúpidos, porque Ricardo no siempre fue opuesto al Gobierno nacional, sé que tuvo muy buenas relaciones con Néstor Kirchner. Se tuvo una sintonía perfecta, al menos en las formas, cuando fue elegido Arturo Colombi y Carlos Vignolo, pero siempre se desintonizó según el interés de un personal o de una facción de intereses muy mezquinos". "

"Hablé bastante de conformar una lista legislativa de radicales y de otras fuerzas para tratar de traccionar. Porque hay mucha gente que se va a ver representada en Camau y en nosotros".
  Fuente:www.diarioellibertador.com.ar

Compartir

Comentarios