Preocupa la salud de los caballos de pequeños productores en San Luis.

El estado de las poblaciones rurales luego de las grandes lluvias y la creciente de los ríos no ha mejorado demasiado, ya que los caminos siguen cortados o en pésimas condiciones y se acrecientan las pérdidas del ganado por la falta de pastura. Aparte, a los productores del Norte y centro de Corrientes les cuesta reponerse de la pérdida de las plantaciones. Frente a este panorama, el sacerdote Epifanio Barrios, miembro del centro de Operaciones de Emergencia de San Luis del Palmar (COE), explicó a NORTE de Corrientes: “En este momento en San Luis la parte rural sigue siendo asistida por el COE. Seguimos asistiendo a los pobladores con alimentos y elementos de limpieza entre otras donaciones. Estuvimos pidiendo maíz partido y alfalfa a las autoridades, para ayudar un poco a los pequeños productores, porque son los que tienen sus caballos un poco cansados y con poco alimento. El caballo en el campo es sumamente importante, porque es el único medio de transporte que en este momento tienen para ingresar o salir de los poblados que todavía están inundados. Al momento, quedan menos de 60 evacuados en el casco urbano. Afortunadamente están regresando a sus casas. También se fumigó nuevamente la escuela Nº 812, para dejarla en condiciones de dar clases. Este era uno de los centros de evacuados que teníamos. Se la dejó en óptimas condiciones para que pueda volver a dictarse clases”.

Departamentos afectados

En medio de la situación, autoridades de la Nación declararon el estado de emergencia agropecuaria en las zonas afectadas por las inusuales lluvias en Corrientes. El Ministerio de Agroindustria de la Nación resolvió declarar en la provincia de Corrientes el estado de emergencia y/o desastre agropecuario, según corresponda, a causa de las intensas y frecuentes precipitaciones ocurridas entre los meses de enero y mayo de 2017, que afectaron a las explotaciones agropecuarias en los departamentos de Berón de Astrada, Corrientes, Concepción, Empedrado, General Alvear, General Paz, Itatí, Ituzaingó, Mburucuyá, Saladas, San Cosme, San Luis del Palmar, San Miguel y Santo Tomé, y en los valles de inundación de los ríos Aguapey, Corriente, Miriñay, Santa Lucía y Uruguay. El plazo de vigencia de la declaración es de doce meses, contados a partir del 15 de abril del corriente año. Así, este lapso estaría finalizando a mediados de abril de 2018. En medio, los mayores daños se registraron en San Luis, Herlitzka, Lomas de Vallejos, Caá Catí, parte de Berón de Astrada y el este de la jurisdicción de Empedrado, especialmente en los parajes El Pollo, Empedrado Limpio, San Lorencito y Ramones. La resolución Nº 167-E/2017 que fue publicada en el Boletín Oficial ayer determina que, a los efectos de poder acogerse a los beneficios que acuerda la ley Nº 26.509, los productores afectados deberán presentar certificado extendido por la autoridad competente de la Provincia, en el que conste que sus predios o explotaciones se encuentran comprendidos en los casos previstos en la normativa. El Gobierno provincial remitirá a la Secretaría Técnica Ejecutiva de la Comisión Nacional de Emergencias y Desastres Agropecuarios el listado de los productores afectados, acompañando copia del certificado de emergencia emitido por la autoridad competente en la Provincia. Las instituciones bancarias nacionales, oficiales o mixtas y la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip), arbitrarán los medios necesarios para que los productores agropecuarios comprendidos en la presente resolución gocen de los beneficios previstos por el Sistema Nacional para la Prevención y Mitigación de Emergencias y Desastres Agropecuarios. En este cuadro, hubo un nuevo operativo de asistencia a los pobladores de la zona rural de San Luis del Palmar. José María Serbín, vocero del COE, dijo a este diario que llevaron alimentos, abrigo y colchones al paraje Costa Grande, en la segunda sección. Allí, decenas de familias permanecen aisladas por el mal estado de los caminos, aunque la situación más difícil es la de las familias que perdieron todo por el agua, y sus viviendas están destruidas. Los voluntarios se movilizaron ayer, a través de tractores y acoplados. s

Fuente:www.nortecorrientes.com

Compartir

Comentarios