Piden al estado que declare la emergencia agrícola y ganadera para los valles de inundación del Aguapey y Santa Lucía.

Subió la altura del río Corriente y complicó la situación de los pobladores ribereños, provocando evacuaciones en la localidad de Mercedes. El nivel está en ascenso desde el mes de abril, y de acuerdo con las imágenes tomadas en las últimas horas es cada vez más preocupante la situación. El agua ganó terreno y llegó a negar el Club de Pesca ubicado al costado de la Ruta nacional Nº 123, mientras en la Comuna mantienen albergadas a ocho familias (35 personas). En tanto que en San Roque, tras una intensa lluvia, empeoró la situación ocasionada por el desborde del río Santa Lucía.

El centro de los daños es el casco urbano, por lo que brigadistas con la ayuda de maquinaria y personal municipal tratan de mitigar los efectos de los 120 mm caídos. Bomberos Voluntarios de San Roque rescataron 17 familias, trasladadas a la Casa de la Cultura y domicilios de familiares. La ONG Chamigo trasladó a 35 familias de los barrios Costanera, Libertad y Urquiza. A la par, se están evacuando familias del barrio Boquerón y Costanera.

Santa Ana

En Santa Ana, la zona rural permanece prácticamente aislada y anunciaron que se dará asistencia a los productores. La Municipalidad informó que se está realizando un padrón con todos los productores damnificados para ser asistidos directamente. A la vez, convocan a quienes aún no figuren en el relevamiento, para que se presenten en el Municipio. A los efectos de contar con herramientas para la asistencia en medio de la situación, la semana pasada se acordó elevar al gobernador Ricardo Colombi el pedido de declaración de emergencia agrícola y ganadera para once departamentos del Norte de la provincia, ubicados en los valles de inundación de los ríos Corriente, Aguapey y Santa Lucía.s

Fuente:www.nortecorrientes.com

Compartir

Comentarios