Así lo expresó el referente del sector empresarial, Enrique Collantes, quien destacó a EL LIBERTADOR que "los supermercados arrojaron bajos porcentajes de ventas" y aseguró que en gran parte se debió a los altos intereses que se aplican a las tarjetas, ya que por necesidad la gente compra alimentos en cuotas".

Tal como lo adelantó EL LIBERTADOR en su edición del martes 7 de febrero, los consumidores correntinos se vieron obligados desde los últimos años a comprar alimentos en cuotas, una tendencia que con la implementación del programa Precios Transparentes, sumado a las tasas de intereses que se aplican en los comercios a las compras con tarjetas de crédito, produjeron en marzo una fuerte caída en las ventas de productos de la canasta básica".

En comunicación con el referente del sector empresarial, Enrique Collantes, destacó a EL LIBERTADOR que "los supermercados arrojaron bajos porcentajes de ventas" y aseguró que "en gran parte se debió a los altos intereses que se aplican a las tarjetas, ya que por necesidad la gente compra alimentos en cuotas". Detalló que "la venta en marzo fue bastante pobre por la situación económica que atraviesa el país, además empezaron las clases y la gente se restringió un poco más por la demanda que generan los estudiantes en lo que respecta a útiles y uniformes escolares, entre otros gastos", a lo que agregó: "Estamos preocupados, porque las ventas vienen bajando desde hace muchos meses en todos los rubros, no sube y tiene una tendencia a seguir así; por eso tenemos la esperanza de que el sector empresarial mejore con las opciones de 3 y 6 cuotas sin interés, para que dé un repunte".  "Todos los rubros fueron perjudicados, pero lo que más llamó la atención fue que hubo una fuerte caída en la venta de alimentos, los supermercados tuvieron una baja importante y si baja el rubro de alimentos da un indicio de la situación complicada de los otros rubros; y eso es muy preocupante, porque el país está en una situación bastante grave", aseveró.  Cabe destacar que antes de Precios Transparentes, al consultar con el personal a cargo de diferentes cadenas de supermercados que funcionan en la ciudad, explicaron a este medio gráfico que "hay clientes que llevan alimentos por 100 pesos y aún así eligen financiar en tres pagos u otros que llevan por 500 o hasta mil pesos", y detallaron que hasta ese momento "de diez personas, ocho o nueve pagaban con tarjeta".   Fuente:www.diarioellibertador.com.ar

Compartir

Comentarios